HACIA UNA EDUCACIÓN DE CORAZÓN A CORAZÓN . . .

Aunando visiones por la nueva educación


Éxito de público y calidad de las propuestas

    Fueron ochocientos seres abarrotando un patio de butacas que se quedó pequeño, ochocientos  anhelos, ochocientos  albañiles de la nueva escuela, ochocientas almas latiendo en un mismo y entusiasta espíritu… En esa reunión de ochocientas hadas, magas, progenitores, pedagog@s, psicólog@s, maestr@s, director@s, inspector@s… se alcanzó una visión más precisa de la educación que deseamos.
 
          
   Aquí mi escuela, ¿cómo es la tuya? Aquí lo que aprendí de esos niños de cristal, de diamante, de cielo…, ¿qué aprendiste tú de ellos? Aquí mi sueño de relación e intercambio entre pequeños y mayores, ¿cómo es tuyo…? Muchas pedagogías, escuelas, métodos, concepciones del niño se reunían…, se nutrían en enorme y fraterna asamblea, como si de una cita prefijada en el tiempo se  tratara. Gozo desbordado, entusiasmo por lo nuevo que está emergiendo en los hospitales, en los hogares, en las aulas… colmaban la gran sala del Colegio de la Salle de Barcelona.
 

      Los de Montesori, los de la Escuela Lliure, los de Waldorf, Educación universal, Educación universal, las comunidades de aprendizaje…, así como profesionales visionarios, experiencias valientes…, se dieron cita en este Congreso de tan intenso latido. Pulsa por doquier una forma nueva de entender al niño, más de acompañar su alma, más de incentivar su creatividad, de motivar sus potenciales, más de aprender de él y de ella, de sus interrogantes, de su presencia, de su mirada, de sus ritmos… Se gesta por doquier la nueva escuela, pero en el Paseo Bonanova  8, esa esperanza se elevó al cubo. 

     
Los corazones se levantaron de los sillones y se pusieron a cantar y danzar por los pasillos, porque más allá de la palabra era preciso también celebrar ese nuevo tiempo llegado, ese futuro que por fin nos ha alcanzado. Había que apagar grabadora, dejar cuaderno y boli en el sillón y festejar también la hermandad consagrada, las mentes, voluntades y corazones unidos por un futuro más bello, más elevado…, por un parto natural, por un niño feliz, por una escuela con alma…
 
     
Fue también la unión de géneros. Constatamos todo lo que nos están enseñando las maestras y madres, las mujeres alumbradoras y acompañadoras  de la nueva vida… Mujeres y hombres hemos de caminar unidos y el Congreso de niños del tercer Milenio celebrado en Barcelona los pasados 10 y 11 de Abril, así lo ha demostrado. Puntualmente podemos compartir vivencias ellas por un lado, nosotros por otro, pero los dos géneros necesitan fecundarse también en sus testimonios y vivencias, sobre todo urge que juntos construyamos el nuevo mundo. Los hombres necesitamos el testimonio de esa tierna fuerza que está brotando por doquier y que está inundando todo, por supuesto la nueva escuela. 

    
Gracias al equipo de “Armonía Festival”, Thutam-Guillamot a la cabeza, gracias al equipo de “Adhyayana 22”, Ignasi Salvatella a la cabeza, por haber sabido aunar tantas fuerzas y en tanta armonía. Fue un antes y un después, un hito en la transformación de la escuela, en la apuesta de apoyo a los nuevos niños… 
 
    
Nos consta que calientan motores para un nuevo y a la vez aún más grande congreso. No os lo perdáis. Hay que sumar más y más corazones, más y más voluntades…
 
Koldo Aldai

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada