HACIA UNA EDUCACIÓN DE CORAZÓN A CORAZÓN . . .

"LA EDUCACIÓN DE HOY, ADEMÁS DE AL SABER, DEBE APUNTAR AL SER"


   Nos alegra poder comunicaros que el Dr. Claudio Naranjo, aunque no pueda estar en persona en este congreso, dedicará un mensaje a todos los participantes del encuentro que están en sintonía con la necesidad de transformación en el actual sistema educativo. No en vano, Claudio Naranjo lleva más de una década educando educadores. Tras la publicación de su libro Cambiar la educación para cambiar el mundo, ha focalizado su trabajo en educadores y educadoras preocupados por el agotamiento, la pérdida de entusiasmo y, en general, el sentido del educar.
   En este primer congreso NIÑOS DEL TERCER MILENIO que se llevará a cabo el fin de semana del 10-11 de abril un numeroso grupo de expertos expondrá las diferentes técnicas y prácticas educativas que ya se están realizando con resultados muy satisfactorios y que tienen un objetivo en común: atender y respetar las diferentes inteligencias y cualidades de cada niño y niña y su tiempo de apredizaje. Psicólogos, pedagogos, profesores, maestros y educadores facilitarán las iniciativas que ayudan a los alumnos a descubrir todos sus potenciales y favorecer un aprendizaje para la vida no como una imposición sino como una aventura, como algo ameno y participativo.
   En muchas ocasiones sus características son erróneamente confundidas con desórdenes de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) pues suelen ser niños con mucha energía, veloces y que se aburren fácilmente. Los expertos aseguran que no se pueden utilizar parámetros del pasado para calificar a estos niños y niñas. Sus características son distintas y también lo son sus necesidades y métodos de aprendizaje.
   Los maestros están desorientados. Hablan de niños y niñas más traviesos e inquietos, niños que ya no son tan obedientes como los de décadas anteriores; niños amorosos y brillantes que actúan de modo diferente a sus predecesores. Estos maestros plantean la necesidad de nuevos enfoques pedagógicos.
   Los padres parecen igual de asombrados por los avances de sus hijos, adelantados en el hablar, caminar y razonar. Son niños precoces que tienen una elevada inteligencia emocional y muy sensibles a los estímulos de su entorno.
  Estos nuevos niños y jóvenes destacan por su elevado nivel de empatía, ya a edades muy tempranas.
Se observa en ellos un alto grado de independencia con tendencia a ser autodidactas y tienen una alta sensibilidad, tanto física como emocional.Son niños que basan su comportamiento en la expresión de sus sentimientos y no en su represión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada